¿Los perros pueden comer tomate?

perros-comen-tomate
Su perro puede disfrutar de los tomates rojos y maduros con moderación, pero hay un matíz.

Los expertos coinciden en que, si bien su perro puede disfrutar de un poco de tomate de vez en cuando, es mejor que lo mantenga alejado de su jardín, y aquí le explicamos por qué.

Los peligros de los tomates para su perro

Los tomates forman parte de la familia de las solanáceas. Estas plantas, entre las que se encuentran los pimientos, las berenjenas y las patatas, contienen elementos potencialmente tóxicos, pero siguen teniendo partes comestibles. Esto significa que, si bien los frutos del tomate contienen muchos beneficios para la salud de su perro y pueden darse como un regalo ocasional, el resto de la planta puede ser tóxico.

La tomatina es la sustancia tóxica que se encuentra en las tomateras y está relacionada con la solanina, la sustancia tóxica que se encuentra en otras solanáceas. Cuando se consume en grandes cantidades, puede ser venenosa para nuestras queridas mascotas.

La buena noticia: la tomatina se concentra en las partes verdes de la planta, especialmente en las flores y los tallos pequeños. La pequeña cantidad de tomatina presente en los tomates maduros se considera segura para los perros. Los tomates verdes tienen más tomatina, pero la diferencia probablemente no sea significativa.

AVISO IMPORTANTE
Los propietarios de mascotas deben tener en cuenta que las flores, las hojas y los tallos de la planta del tomate contienen cantidades de tomatina potencialmente peligrosas para los perros. Sin embargo, es poco probable que los perros coman una cantidad suficiente de la planta como para provocar problemas. Los animales de pastoreo de gran tamaño, como el ganado, son los que corren un mayor riesgo de intoxicación por la planta del tomate. Dicho esto, sigue teniendo sentido vigilar a su perro siempre que tenga acceso a su jardín.

Efectos del consumo de tomatina en los perros

El síntoma más común de la intoxicación por tomatina es el malestar gastrointestinal, como la diarrea o los vómitos, pero si los perros ingieren grandes cantidades de tomatera también pueden presentar síntomas, como depresión, debilidad muscular, hipersalivación, pupilas dilatadas o un ritmo cardíaco anormal, y será necesario que el veterinario de su mascota le proporcione tratamiento inmediato.

Al igual que en los humanos, los tomates también pueden agravar ciertos problemas gastrointestinales, como el reflujo ácido, por lo que siempre es una buena idea consultar a su veterinario antes de ofrecerle tomates a su perro. Los tomates también son un alérgeno común en los humanos y, aunque es raro, su perro podría tener una reacción similar.

¿Y el ketchup, la salsa de tomate y otros productos a base de tomate?

Si a su perro le encanta masticar tomates frescos, tenga en cuenta que también puede mostrar interés por esa porción de pizza o por los espaguetis que usted está comiendo.

Las salsas de tomate, el ketchup, las sopas o los zumos no son especialmente saludables para los perros debido a la sal y el azúcar añadidos, así como a los aromas artificiales y otras sustancias químicas que pueden contener.

Sin embargo, es probable que pequeñas cantidades de productos a base de tomate, como la salsa, no causen daño a su perro.

Beneficios de alimentar a su perro con tomate

Cuando se ofrecen a su mascota en pequeñas cantidades, los tomates proporcionan algunos beneficios para la salud. Los tomates están repletos de nutrientes, incluidos los carotenoides licopeno y betacaroteno, que son potentes antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el daño celular.

Esta fruta baja en calorías también tiene un alto contenido en fibra, que ayuda a la digestión, y los tomates son ricos en vitamina A y C, que ayudan a mejorar la visión de su mascota y a promover una piel más sana.

Cómo servirle tomates a su perro

Cuando le ofrezca tomates a su perro, busque tomates rojos maduros (los tomates cherry y otras variedades también están bien) a los que se les haya quitado todo el tallo, las hojas y las ramas.

Aunque mucha gente prefiere los tomates salados, este tipo de aditivos puede ser perjudicial para su perro, por lo que los trozos pequeños de un tomate natural y bien lavado son siempre la forma más segura de servírselos a su mascota.

Empiece ofreciendo sólo uno o dos bocados y vea cómo reacciona su perro. Si le gusta el tomate y no experimenta efectos adversos, no dude en seguir ofreciéndole pequeñas cantidades como premio.

andoni
andoni

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *