Glaucoma en Gatos

glaucoma-en-gatos

El glaucoma es una enfermedad ocular que afecta tanto a los gatos como a los humanos. Provoca un aumento doloroso de la presión en el interior del ojo y puede provocar ceguera.

¿Qué es el glaucoma en los gatos?

El glaucoma es un término utilizado para describir un grupo de trastornos oculares caracterizados por el aumento de la presión intraocular, o PIO. Es una enfermedad progresiva, lo que significa que suele empeorar con el tiempo.

El ojo contiene un líquido llamado humor acuoso. Este líquido se produce en una parte del ojo llamada cuerpo ciliar y se drena a través de una estructura llamada ángulo iridocorneal. Si el humor acuoso no puede drenar correctamente, el líquido se acumula y la presión se acumula en el ojo. Un aumento constante de la PIO puede provocar daños graves en el ojo.

Signos de glaucoma en los gatos

  • Dolor ocular
  • Nubosidad de la córnea
  • Secreción ocular acuosa
  • Entrecerrar los ojos
  • Pupila dilatada
  • Globo ocular hinchado/agrandado
  • Manoseo de los ojos o de la cara
  • Cambios de comportamiento (debido a la pérdida de visión; pueden ser sutiles al principio)
  • Letargo y/o pérdida de apetito debido al dolor
  • Torpeza (debido a la pérdida de visión)
  • Ceguera

Causas del glaucoma en los gatos

El glaucoma se clasifica como primario o secundario. El glaucoma secundario es la forma más común de glaucoma que se observa en los gatos; el glaucoma primario es raro en los gatos.

Glaucoma primario

El glaucoma primario es una enfermedad hereditaria. Aunque es raro, los gatos pueden nacer con una anomalía anatómica que afecta al drenaje del humor acuoso en uno o ambos ojos. Los gatos birmanos y siameses parecen tener una predisposición genética a la enfermedad.

Glaucoma secundario

El glaucoma secundario se produce como resultado de otra afección y, por lo general, sólo se da en un ojo. Las causas más comunes del glaucoma secundario son las siguientes

  • Uveítis (inflamación en el interior del ojo)
  • Luxación del cristalino anterior (el desplazamiento de todo el cristalino bloquea el drenaje)
  • Traumatismo ocular
  • Sangrado en el ojo
  • Cataratas avanzadas
  • Tumor o similar o crecimiento dentro del ojo

Diagnóstico del glaucoma en los gatos

Es importante llevar a su gato al veterinario si observa anomalías oculares o cualquier otro signo de enfermedad. Los problemas oculares pueden ir rápidamente de mal en peor, por lo que no debe esperar a ver si su gato mejora. Los trastornos oculares pueden presentar varios signos, por lo que se necesitan pruebas oculares específicas para diagnosticar el glaucoma en los gatos.

Su veterinario empezará hablando del historial de su gato y realizando una exploración física. Al examinar los ojos, su veterinario puede utilizar una lente especial para observar las estructuras del ojo en busca de indicios de glaucoma. Si se sospecha de glaucoma, el veterinario querrá comprobar la PIO. Esto se hace mediante un proceso llamado tonometría. Un tonómetro suele tener el aspecto de un artilugio parecido a un bolígrafo. Se coloca justo sobre la superficie del ojo y mide la presión dentro del ojo. Si la PIO es constantemente elevada y hay otros signos de glaucoma, es probable que su veterinario diagnostique un glaucoma en su gato.

En algunos casos, su veterinario puede remitirle a un oftalmólogo veterinario para que lo consulte. Estos expertos en oftalmología tienen conocimientos avanzados y equipos especializados que les permiten diagnosticar el glaucoma de su gato rápidamente y recomendar los tratamientos más eficaces.

Tratamiento del glaucoma en los gatos

No hay forma de revertir el daño ocular causado por el glaucoma, por lo que la detección temprana es la mejor manera de preservar la visión y prevenir el dolor extremo.

El tratamiento inicial del glaucoma suele consistir en el uso de gotas oculares para reducir la presión intraocular y la inflamación. Medicamentos como la dorzolamida y el timolol actúan para reducir la presión en el ojo. Pueden utilizarse esteroides para reducir la inflamación. El glaucoma puede ser difícil de tratar, por lo que debe acudir al veterinario para realizar visitas de seguimiento periódicas. Su veterinario controlará los cambios en el ojo y ajustará la medicación según sea necesario.

La cirugía puede recomendarse en casos de glaucoma grave y en aquellos que no responden bien al tratamiento médico. El tratamiento quirúrgico implica el uso de un láser para corregir el drenaje del humor acuoso.

En casos de ceguera o de enfermedad grave, el veterinario puede recomendar la extirpación completa del ojo.

Cómo prevenir el glaucoma en los gatos

No existe una forma absoluta de prevenir la aparición del glaucoma en los gatos. Dado que el glaucoma primario es hereditario, es importante no criar gatos con glaucoma primario. El glaucoma secundario puede prevenirse si se detecta una afección ocular antes de que cause glaucoma. Por eso son tan importantes los exámenes veterinarios rutinarios (cada año o más). Su veterinario puede detectar los cambios oculares antes de que se inicie el glaucoma o en sus primeras fases.

Fuentes de expertos

andoni
andoni

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *